jueves, 21 de febrero de 2013

Fotografía

-mándame, una foto tuya donde estés desnuda- me dijo, Diego, por un mensaje y no pude evitar recordar que usted mi amo, me las pide igual, así que tome mi cámara, y comencé a desnudarme, busque el acomodo de la cámara y empecé a dispararla, porque me calienta la idea de ser observada, que en algún momento aun cuando usted no me solicito las fotos saber que las verá, me moja la entrepierna. Así que comencé a calentarme, al ir tomando fotografías, al imaginar que atrás de la lente estaba, mi amante con el miembro en la mano, masturbándose mientras yo me abría para él, para la cámara, pero aun más me calentaba saber lo dura que se le pondría cuando le contara que a Diego también le he dado una foto de esas que tanto le gustan, y que a la hora de recibirla me busco para llenarme, me tumbo en la cama y me dominaba, halándome del cabello, que me pedía que se la chupara, -por que la foto de las tetas me ha puesto muy caliente- decía mientras yo pensaba que usted mi amo la tendría más dura cuando lea esta entrada. Sé que no debo pedir, pero si al leer esto y al ver las fotos, siente deseos, puede usarme que soy suya mi amo.