lunes, 1 de abril de 2013

Me Gusta cuando Toma

Me gusta cuando toma, me gusta verlo copa en mano, hablar con sus compañeros todos de traje, y me gusta, por que me doy cuenta que un que otros tenga mas dinero o poder, solo usted, si quisiera podría ostentar una sumisa,lo imagino siempre sentado copa en mano, junto a los otros y a mi desnuda y a sus pies chupando su verga que tanto me gusta, desnuda y con los ojos bajos. Me gusta el olor del Whisky en su boca, me pone caliente el recordar su olor y usted lo comprobó aquella mañana en que me llamo, apenas entre y sentí su olor, mi entre pierna reacciono, vestido de traje oscuro se sentó en el sofá, abrió un poco su pantalón, y majestuosa salio a mi encuentro. -de rodillas putilla- ahhh que delicia sentir su miembro en mi boca, su mano en la nuca, y reconocer su olor, mojada ya estaba, pero las ordenes continuaron, -quítate la ropa,- y no he podido detener mis dedos que corrieron al clítoris, zaz (un azote en mi trasero) -¿quien te permitió tocarte?- ven a montarme, su olor (y su verga) me lleno,llego al punto exacto de mi sexo, humedecida, me vine (por primera ves llena de usted), sus uñas pasaban por mi espalda mordía mis senos, y yo me restregaba contra usted, mojada, chorreando, el segundo orgasmo llego intempestivo, fuerte, sorpresivo, empece a temblar, y usted me dijo: -¿que se escucha? ¿eres tu? ¿tan mojada estas putilla? ¿cuantos llevas?- -2- respondí sin mentir, pero al entrar y sentir su olor me moje, y al chuparle la verga no pude evitar correrme. Si, me gusta cuando toma, pero ante todo me gusta su verga, mas que ninguna

jueves, 21 de febrero de 2013

Fotografía

-mándame, una foto tuya donde estés desnuda- me dijo, Diego, por un mensaje y no pude evitar recordar que usted mi amo, me las pide igual, así que tome mi cámara, y comencé a desnudarme, busque el acomodo de la cámara y empecé a dispararla, porque me calienta la idea de ser observada, que en algún momento aun cuando usted no me solicito las fotos saber que las verá, me moja la entrepierna. Así que comencé a calentarme, al ir tomando fotografías, al imaginar que atrás de la lente estaba, mi amante con el miembro en la mano, masturbándose mientras yo me abría para él, para la cámara, pero aun más me calentaba saber lo dura que se le pondría cuando le contara que a Diego también le he dado una foto de esas que tanto le gustan, y que a la hora de recibirla me busco para llenarme, me tumbo en la cama y me dominaba, halándome del cabello, que me pedía que se la chupara, -por que la foto de las tetas me ha puesto muy caliente- decía mientras yo pensaba que usted mi amo la tendría más dura cuando lea esta entrada. Sé que no debo pedir, pero si al leer esto y al ver las fotos, siente deseos, puede usarme que soy suya mi amo.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Fantasía

Creo que me he ganado a pulso un regalo, y quiero que sea esta fantasía, la puede cumplir usted si lo desea mi señor, (aun que también tengo que confesar que he imaginado a Diego de la Vega, mi nuevo amante). Le espero desnuda, solamente los tacones negros, esos que tanto le agradan, y el liguero con las medias de red, mojada, obviamente, porque no se le puede esperar de otro modo a usted mi amo, llena, con el rosario en mi dorso, y las geishas en el vientre, me dice: - Ven putilla, quiero usarte.- Y yo sumisa me agacho entre sus piernas queriendo parecer digna, pero al mismo tiempo sumisa, le desabrocho el cinturón y abro sus pantalones, siempre me encanta ver su miembro pasarle la lengua, comérmelo todo, llenarme la boca, masturbarle, restregar los senos en sus piernas, dejar que se llene las manos con ellos, estar llena, completamente ocupada. -amo,- diré ansiosa- métamela, por favor- y me pedirá que me ponga en cuarto patas, para verme llena, ver como saco las geishas, para que me use por delante, o el rosario por si desea hacerlo por atrás, sé que me usara así un rato, tomándome de las caderas, pero mi señor yo tengo ganas de que me lo haga contra la pared, frente al espejo de cuerpo entero, viendo como me toma desde atrás, jalándome el cabello, o de frente con el frio en la espalda y medio montada en usted, las manos inmovilizadas, para que me abofeteé con libertad, tengo ganas de que lo haga que me use hasta destrozarme, que me rompa el orgullo, por que invariablemente eso siempre me llena de placer. Sumisa, húmeda y a sus pies, le besa el miembro su Frine.

sábado, 19 de enero de 2013

¿Entrenando?

He de contarles de uno de mis últimos amantes, el cual conocí, por pura casualidad en una de las fiestas de uno amigos de mi amo, los cocteles corrían libres entre las mesas y entre un Martini y otro lo encontré, me acerque con discreción a mi amo quien también andaba por ahí y le pregunte por él, me dijo que era un arquitecto amigo de un amigo, me sonrió malicioso y me dijo: -¿Te gusta? ¿Te estás mojando verdad?- por respuesta me sonroje, -¡Quiero que te lo eches¡ Respondí bajito –Si mi amo- y me aleje a buscar a mi presa, no fue fácil, atraparlo, me llevo bastante tiempo, pero al tenerlo entre mis piernas me di cuenta que había valido la pena, diré que aun lleva en el pecho la energía de un novillo de Lidia, y tiene muy merecida su fama de macho cabrío, me desnudo sin prisas tranquilo, me sorprendió un poco la manera autoritaria con la que hablo, pero el juega a vainillas, así que me deje amar a su modo con firmeza en las estocadas de su maravilloso miembro, me puso de pie frente al espejo del hotel, y me dijo mírate, y agarraba mis pechos, -te la voy a meter desde atrás- parado detrás de mi comenzó a rosar su sexo con el mío sin penétrame, me dije –aguántate, Frine, no se la pidas- y el atormentándome con su maravillosa verga. La estocada no pudo ser más limpia, firme y hasta el fondo, rosaba todo mi sexo, y yo jadeaba, sus manos me recorrían entera y yo solo acertaba a agárrame firme del espejo, las piernas me temblaban con la amenaza de un orgasmo. Lo repetimos un par de veces más, siempre tranquilos, (vainilla) pero el que decía no interesarle el sado porque es ”cosa seria” siempre tenía una orden en los labios, cosas simples, pero una orden al fin, una tarde mientras me desnudaba acaricia mi clítoris y me dice: pídemelo, di que tienes ganas de que te lo meta, yo me dije aguanta, Fri, ahora se le olvida, entonces él me pone en un ángulo recto con un movimiento firme, se para detrás de mí y comienza a rosarme con su sexo, -Pídemelo Fri, pídemelo- yo mojada por la firmeza de sus actos y la autoridad de su voz le digo: -penétrame… POR FAVOR…-y entonces me la metió con fuerza tomaba mis cabellos y me ordenaba, tomaba mi cuerpo con firmeza, y entonces me dijo: -Me la vas a chupar, como solo tú sabes hacerlo- me senté en el borde de la cama y él me corrigió, - ¡!híncate¡¡- al hacerlo sobre las rodillas como es lo común, me vuelve a corregir: en cuatro patas,- confieso que me calentó este lado dominante, pero también me sorprendió porque era él quien decía que eso no le gustaba. Cuando se lo conté a mi amo me dijo: -lo estas entrenando para canela, putilla, lo dicho tu tiendes a perder a los hombres, se saco el cinturón acarició mi trasero y me comenzó a azotar, por puta, pervertidora y por placer. Desnuda y a sus pies, acaricio su miembro con la lengua mi amo

jueves, 17 de enero de 2013

Orgullosamente sumisa

Casi un año sin publicar, me lo han preguntado el otro día, por que ya no publicas Fri? lo confieso tuve una extraña crisis de la edad, de esas que nos dan a todos alguna vez, dude de esta vida de sumisa que llevo, (no de mi amo, el siempre a sido sabio, y firme conmigo) confieso que me pregunte si no seria mejor la vida vainillas, de hecho lo intente, busque un novio bien formalito, jajaja decepción, me hacían falta unas buenas nalgadas, los amarres, el dominio de mi amo, simplemente. Y si,una tarde desnuda en casa, bien puta, putisima, una noche me dice mi amo mientras me azotaba las nalgas y yo intentaba llevar la cuenta, -!Te hacían falta unos buenos azotes¡- y yo mojada, deshecha de gusto, afirmo, -¿tu amor de vainillas no te sabe diciplinar?- y mas que aceptar que el no me disciplinaba, era aceptar ante mi misma, que yo no quería esa vida de vainillas que el me ofrecía, que me gusta mi independencia, y que me azoten de vez en cuando, que me traten con firmeza. Y el buen chico (de quien me separe por mas razones) no quería probar ni el spanking, Lastima pero yo prefiero las mordazas y los azotes, y un buena disciplina. P.D.: si bien no tenia el permiso de mi amo de dejar de escribir, tampoco lo he desobedecido del todo, así que regreso bien segura de no ser vainillas y con las nalgas rojas por los azotones que me ha dado mi amo, por descuidada